Miércoles , 24 abril 2019

Amapola, llegó el momento de dar un paso adelante y legalizar algunos cultivos

Por: Jorge Camacho.

La legalización de la amapola y la creación de las políticas públicas para su comercialización ocupan debates públicos. ¿Cómo se debe trabajar en función de su uso lícito? Es posible que sea el tema central para darle una salida legal y oportuna a su siembra. Se tienen cálculos precisos sobre la superficie que se utiliza para este cultivo, alrededor de 21 mil hectáreas, en muchos casos con tres cosechas al año. Un simple estimado arroja a 100 mil campesinos dedicados a esta actividad. Se calculan 6 mil toneladas de producción ilícita. Y su cultivo crece en México.

Pienso que debemos dar un paso adelante legalizando algunos cultivos, para proponer estrategias efectivas en el combate al narcotráfico. No parece que la mejor medida sea combatir a los campesinos dedicados a estos menesteres, indefensos y vulnerables frente al crimen organizado y las fuerzas policiacas. Hay que considerar que una estrategia basada en el enfrentamiento armado con los campesinos no dará resultado mientras sean reclutados a causa de la pobreza extrema, el abandono y la criminalización de quienes se dedican a estas tareas por necesidad. Algunos ejemplos:

1. En la zona de la sierra y montaña de Guerrero, Oaxaca y el triángulo dorado de Sinaloa, Durango y Chihuahua, la población se ha convertido en presa fácil del narcotráfico y de los grupos armados.

2. El problema no es tanto la siembra de enervantes, los grupos del narcotráfico y la violencia, sino que las comunidades han perdido su libertad a ojos de todos y han dejado de producir, incluso, sus propios alimentos.

3. La pérdida de libertad de los ciudadanos, su conversión en presas fáciles de los grupos violentos, sus condiciones de vulnerabilidad a merced del crimen organizado, exigen otras estrategias para enfrentar la violencia. Hoy el problema es de seguridad social y no sólo de siembra de enervantes.

En Turquía, 93% de la morfina es consumida por 17% de la población para usos medicinales.Afganistán es el país dominante en la producción de opio. México es ya uno de los principales productores. Para legalizar el cultivo de cualquier planta es necesario atender a diversas consideraciones. Una de ellas, la más importante fuera de los intereses del narcotráfico, es conocer cómo se van a otorgar las licencias para la producción legal. Vale la pena valorar la creación de una agencia especializada, que tendría que analizar cómo se va a contener el nuevo mercado legal nacional y el mercado legal de exportación. Parece indispensable saber qué se hará con los actuales productores, con objeto de transformar un modo de vida levantado alrededor de un cultivo ilícito.

Diacrítico. La legalización generará competencia que acabará con los monopolios, pero que el gobierno habrá de regular. Legalizar la mariguana de acuerdo a determinados supuestos y a usos concretos parece una buena opción para enfrenter al crimen organizado y mejorar las condiciones de vida de los productores.

Vea también

DECOMISAN 60 MÁQUINAS TRAGAMONEDAS Y DETIENEN A 5 EN EL MERCADO CENTRAL

Por acuerdo del Grupo de Coordinación para La construcción de la Paz en Acapulco, constituido …